“Los motivos de mi renuncia a la Secretaria Nacional de Gestión de la Política”

Abg. Viviana Bonilla secretaria Nacional de Gestiòn de la Polìtica

Desde hace 9 años hemos luchado junto a nuestro Presidente por un proyecto político, que ha sido un gran sueño que se ha venido concretando, que no ha claudicado, que se ha cimentado en sólidos principios, que ha sido una lucha con uñas y dientes por los más débiles y me siento agradecida y feliz de haber hecho carrera profesional y política en este proyecto.  Hemos sembrado mucho y cosechado en abundancia, por eso no renuncio a aportar desde la militancia, pero si renuncio por ahora, a continuar ejerciendo una función pública.

El 3 de septiembre di a luz a Viviana, mi primogénita. Ese día mi vida cambió de color, todo lo vi con tonos más brillantes, probablemente porque sentí el amor en todo su esplendor. Gracias a Dios por eso.

El 15 de diciembre me tocó reasumir mis funciones porque terminó mi permiso de maternidad, el que establece la ley; pero lo cierto es, que sigo en periodo de lactancia, si podemos llamar así a la compenetración mágica que se dio entre mi hija y yo.  Esto me hizo dar cuenta que las mujeres tenemos la bendición de ser madres y ese es un milagro al que ninguna debería verse obligada a renunciar.  Esta es la razón por la que le presenté la renuncia al señor Presidente y ejerceré el cargo hasta el 15 de enero, hasta lograr una transición ordenada.

Aún no estoy preparada para separarme de mi hija, por las largas horas y jornadas de trabajo que un cargo de Ministra de Estado demanda.  Creo que  las mujeres que estamos expuestas de alguna manera a la opinión pública debemos también dar un mensaje a nuestra sociedad, que para ser mujeres responsables, eficientes y exitosas, no debemos renunciar a la maternidad, por eso regreso a casa para estar con mi bebé, a perderme en la mirada de mi hija, porque necesito construir en estos primeros meses, lazos emocionales de por vida.  Estoy enamorada de mi hija y quiero enamorarme aún más.

Estaré desde la militancia, no los voy a abandonar. Eso si, es posible que me vean acompañada.

Viviana Bonilla


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *