Monitores Ciudadanos constatarán las actividades hidrocarburíferas en los bloques 31 y 43

Quito, 1 de abril del 2019.- Nueve ciudadanos de diferentes organizaciones sociales, ONG´s y del Consejo de Igualdad de Pueblos y Nacionalidades conforman el equipo de monitores ciudadanos que desarrollarán la décimo primera veeduría, entre el 1 y 5 de abril, a las actividades de extracción hidrocarburífera, en los bloques 31 y 43 del Parque Nacional Yasuní.

Este monitoreo ciudadano se efectúa en el marco de la Declaratoria de Interés Nacional de la explotación petrolera de estos bloques, emitido por la Asamblea Nacional en octubre de 2013, para alcanzar el bienestar de la población, a través de una explotación responsable de los recursos naturales.

En esta ocasión los delegados son representantes de Scout del Ecuador, WWF, Fundación Ecociencia, Grupo Faro y Consejo de Igualdad de Pueblos y Nacionalidades. El Monitoreo ciudadano es una forma de organización de la sociedad civil que realiza actividades de seguimiento y control en la ejecución de Proyectos Estratégicos.

Serán tres días de recorrido en los que se conocerá la aplicación de las salvaguardias ambientales, la tecnología que se utiliza en los campos y cómo -en el marco de los derechos humanos- se precautela la voluntad y respeto de los pueblos en aislamiento voluntario.

El modelo de gestión de los monitores ciudadanos es una iniciativa que impulsa el Gobierno Nacional, a través de la Secretaría de Gestión de la Política (SNGP), conjuntamente con Petroamazonas; Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables; Ministerio de Ambiente; Ministerio de Economía y Finanzas; al igual que de la Secretaría de Derechos Humanos.

Para el subsecretario de Participación Ciudadana de la Secretaría de la Política, Iván González, la visión del Gobierno es que la ciudadanía observe de manera directa el manejo y las condiciones en que se desarrolla la explotación petrolera. “El monitoreo ciudadano se hace en la zona, no es documental, se realiza durante una semana y se les muestra todo lo que ocurre en el sitio. Los monitores miran las condiciones en que se realiza la explotación y emiten sus recomendaciones al respecto”, resaltó.

Romeo Carvajal Raura, miembro de la Asociación de Scouts del Ecuador que integra esta veeduría, señaló que el monitoreo es positivo y tiene características de un voluntariado civil. “Hay que involucrarse en temas importantes para tener un buen criterio y colaborar con el país”, indicó.

Orfa Reinoso, representante del pueblo afroecuatoriano ante Consejo Nacional para la Igualdad de Pueblos y Nacionalidades, manifestó que el monitoreo se constituye en una oportunidad para constatar que se cumplan los debidos procedimientos y condiciones en cuanto en la explotación petrolera en el Yasuní. “Al ser una política de Interés Nacional y que tiene que ver con las decisiones públicas, como pueblo estaremos presentes para que las acciones se transparenten como corresponden”, enfatizó.

Igualmente, Silvia Villacís, miembro de la Fundación Ecociencia, afirmó que es una experiencia única poder ser parte de esta iniciativa desde la sociedad civil. El Parque Nacional Yasuní es una de las áreas más biodiversas del mundo y es interesante evidenciar de cerca cómo se lleva a cabo los procesos de extracción de crudo, subrayó.

Una vez terminado el monitoreo, los veedores deberán presentar un informe de la veeduría, el mismo que será parte de un informe general que será entregado a la Asamblea Nacional como parte del cumplimento de la Declaratoria de Interés Nacional de explotación petrolera en los bloques 31 y 43 del Parque Nacional Yasuní.